Entrada destacada

La vecina de enfrente

Antes de ayer la vecina de enfrente me pregunto cuántos años tenía y eran 12. Hoy, son casi 30. La vida ha pasado así, en cuatro borrac...

1 de febrero de 2018

Otra más

Creo que con un par de cervezas la vida se ve de otra manera,
eres más tu,
sin vergüenza,
soy más yo,
sinverguenza,
¿Nos tomamos unas cañas?

31 de diciembre de 2017

Uno más

Se va un año más y seguimos en pie, enhorabuena a los que podemos seguir andando.

Le pido a la vida que me siga enseñando, que me siga cayendo y que me siga levantando. Que todavía no se vayan de mi lado las personas que forman mi columna vertebral, aún queda mucho para que sepa mantenerme recta. Que no azote el viento con fuerza, pero que mande todas las ráfagas de aire que quiera. Y que me hagan tambalear, nunca esta de más que te obliguen pararte a pensar.

Que siga teniendo propósitos, y que no los cumpla todos. De esas debilidades surgirán nueva metas que me harán trabajar más. Hay sueños que son difíciles de alcanzar, son por los que realmente tenemos que luchar.

Que me deje potenciar las bondades, que funda a negro toda la negatividad. Que cada día encontremos motivos por los que sonreír, que no nos de vergüenza romper a llorar.

Que me guste ser yo, y tu, tal cual eres, pero que seamos capaces de aceptar. La verdad es relativa y un buen argumento quizá la pueda cambiar. Que me divierta, que enloquezca, que me aburra, que dude, que no me quiera callar. Que sienta que estoy viva y me de miedo pensar en el día que me tenga que marchar.

Que envezca más por fuera que por dentro, todavía tengo miedo a ser mayor. Que me deje seguir siendo una niña con zapatos de tacón.

7 de agosto de 2017

Me quedo con...

Los atardeceres eternos de Ibiza.
Las fotos del mar en línea recta. Respetando la regla de los tercios.
La música alta en el tren. Y en el coche. Y sobre todo en vivo. 
Las risas infinitas. Sobre Kaikus y mochilas y ruidos innombrables . 
Los lloros cortos de mis lagrimales. 
Las partidas de cartas familiares. Con rabinos y cacahuetes.
Mi rincón en mi cala favorita. Las dos sabemos cuál es, la cala y yo.
Las largas esperas ridículas. Nunca esperes por nadie. Ni a nadie.
Las decisiones premeditadas. Nunca lo suficiente.
Las conversaciones telefónicas de más de una hora.
Las horas largas que se hicieron cortas.
La melancolía que produce el mar cuando estas triste. 
La energía que te aporta el mar cuando estas triste. 
El filtro "profundo" de mi Samsung. Que neutraliza todos los colores. 
El número 8 y el color azul.
Mi compañera de aventuras Lisbeth Salander. Te voy a echar de menos.
Donde el corazón te lleve. Que se llevó parte del mio.
Amor se escribe sin H. Aunque ya lo sabía.
La vuelta a Zaragoza de una gran amiga. Cada día tengo más claro que Carolina se enamora lo escribieron por ti.
Los abrazos sinceros de gente todavía más. Gracias a ellos.
La falta de inspiración que se me hace eterna. Aunque para mi corazón es bueno.
El amor incondicional de mis padres. Que lo doy demasiado por hecho.
El aprender a querer y no poder. Y poder querer aprendiendo.
La luna de Cádiz. Que no el sol.

Con la vida. Y por aprender a vivirla. 

16 de enero de 2017

Me haces gracia, pero no de reír a carcajadas, sino de esa sonrisa de idiota que me sale cada vez te veo.
De esas palabras sin sentido cada vez que me hablas.
Esos andares torpes cada vez que me alejo.
Mirada perdida cada vez que te pienso.

Te metes en mis sueños, pero no en los inconscientes cuando estoy durmiendo.
De quedarme embobada mirando al infinito.
Imagin
ándome una vida entera contigo.
Con tus labios húmedos recorriendo mi sonrisa.

Me robas la paciencia, por quererte ver antes de despedirnos.
Por querer amarte antes de conocerte.
Pensar tenerte a todas horas.
Imaginarte siempre conmigo.

Haces enmudecer mis palabras.
Por no poder decirte cariño.
Por ni siquiera saber que existo.

27 de diciembre de 2016

No te detengas

" No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ... "

Walt Whitman